https://www.merlo.gob.ar

Te digo más…

San Lorenzo sigue con una cagadera feroz y, visto de afuera o adentro, da pena. De las peores campañas de la historia del club.

En la ciudad de Praga, que supo ser comunista y tenía muchas imágenes de Stalin (que fueron sacando), conservaron un monumento que no está muy alejado del puente más famoso de la ciudad. No sé de qué fecha data pero tiene aires de arte más abstracto y no es más que un péndulo de muchos metros de alto que va y viene. Estando en la ciudad, y en ocasión de una excursión en el típico barquito que te arrancan la cabeza y te sirven un vasito de algo, el guía nos contó: “Ese no es muy lindo quizás, pero nos recuerda todos los días que hoy estamos acá pero mañana allá… que el comunismo se fue, pero puede volver”. O sea, que el éxito no es para siempre, pero tampoco la malaria.

Y con esta figura quiero llamar a la reflexión a los dirigentes que tan orgullosos siguen de las conquistas “alejandrinas”, porque recuerden también que el mismo Alejandro se alejó tanto de su zona de influencia que terminó desfigurando quizás el motivo de sus primeras avanzadas sobre pueblos vecinos. Señores, estamos en el barro..! En la misera, en la tristeza, el acabóse, o como quieran llamarlo. La situación es terminal, de horas de vida. ¿Lo entienden o no lo entienden? Si San Lorenzo fuera una persona, el médico ya le hubiera dicho a los familiares que vayan a saludarlo por última vez. Es así, lo vean a o no! Y lo más absurdo es que no lo ven y te siguen adornado el oído con cantinela. ¡BASTA!

El hincha, el socio y la gente que quiere a San Lorenzo está apenada, destrozada y descorazonada. No hay fuerzas ni para putear, es el umbral de la tristeza y el abandono. Es el paciente que se cansó de dar pelea y se deja morir. Es eso, lo vean o no. Es irse a los quince del segundo tiempo, es que tu hermano no quiera ir a la cancha, es no saber si llevar a tu hijo porque perder siempre ya no sabés cómo explicárselo o qué decirle. Y te vas de la cancha caliente como una pipa, mandás dos, tres, mil audios… pero el problema está adentro.

¿Y qué les decimos a los más inocentes, entonces, señores dirigentes de glorias pasadas y ya consumidas..? ¿¡EH?! Hay un montón de gente buena que bajó los brazos. Lamentablemente, hay un montón de gente espuria que no. Y ahí está rosqueando y parasitada hasta que ya no quede nada. Porque no va a quedar nada. La gente más honesta que piensa cosas y salidas, ya no sabe qué hacer ni sentir. Y te digo más… perdió ayer, de nuevo, con el Gimnasia de Gorosito que basurearon. Porque en la vida, que tiene mucho de pendular, todo vuelve.

Ramiro Souto

Otras noticias

DestacadaFútbolFútbol Primera
DestacadaFútbolFútbol Primera