Se fue el último en Boedo

San Lorenzo cayó ante Quimsa por 93-79 en su último partido como local en la fase regular. El próximo lunes cerrará ante Gimnasia de Comodoro Rivadavia como visitante.

Se acerca el final de la fase regular con la tranquilidad de saber que no se jugará la permanencia. Sin embargo, la ilusión de poder clasificar a los playoffs continua. Pero, hay que ganar como visitante en Río Gallegos.

El equipo de Emmanuele Quintans salió al parqué con mucha intensidad, totalmente decidido a llevarse puesto al líder de la Liga Nacional. Con buenos tiros y una férrea defensa, empezó con una buena ventaja (27-23). Sin embargo, el equipo santiagueño ajustó la defensa y empezó a impedir que Boedo tire desde el perímetro como así también, a cerrarla zona pintada y logró irse al vestuario ganando por 10 (48-38).

Tras el regreso para la segunda mitad, el pentacampeón modificó algunas piezas y la forma de mover el balón. A pesar de estar mejor, le costó poder controlar la ofensiva de Quimsa, que se quedó con el tercer cuarto (25-18). Con una diferencia considerable en el marcador y sin nada que perder, el Ciclón saltó a los últimos diez minutos con otra intensidad, con intensión de dar vuelta el partido sin importar la diferencia en el resultado. Con un gran pasaje de Lucas Pérez, José Defelipo y Matías Sandes, la diferencia se achicó a siete. Sin embargo, cuando todo parecía estar para el lado del CASLA, La Fusión puso quinta y volvió a aumentar la ventaja para quedarse con el triunfo.

El último juego de la fase regular será el próximo lunes a las 21 horas frente a Gimnasia de Comodoro Rivadavia en condición de visitante. Ese partido será fundamental para poder avanzar a los playoffs, pero el sueño; también depende de otros resultados.

Otras noticias

DestacadaFútbolFútbol Primera
DestacadaFútbolFútbol Primera
Lo dejó pasar