¿Basado o vaciado?

El dilema de San Lorenzo y sus divisiones inferiores que, hace años, tardan en aparecer en el primer equipo, cuando lo logran.

Los malos resultados, las amargas rachas largas, las magras campañas y las malas formas dirigenciales (que son causa/consecuencia y se dan la mano) siempre sacan a relucir lo que se planificó mal o, en su defecto, lo que fue tratado con indiferencia. Pues bien, a los juveniles de San Lorenzo, salvo honrosas excepciones o desesperadas urgencias, les toca eso.

Manu Insaurralde, de gran presente en El Lobo

Entonces el interrogante es: ¿San Lorenzo se para sobre el proyecto de juveniles o lo pisotea..? A juzgar por los hechos, hay una o dos categorías, podrán decir que nadie sobresalía para imponerse, que se trabaron y nunca tuvieron oportunidades. En el fútbol actual, hablar de un juvenil de 22 o 23 suena raro, porque siendo una plaza exportadora, sumado a las urgencias económicas de la mayoría de los clubes, suelen debutar con menos de 20 y hacer un pequeño recorrido en su equipo formador.

En San Lorenzo hay un relato de lo bien que se trabaja en juveniles (y no pongo en duda que sea o no así), pero sin proyección o convicción firme de hacer jugadores para que rindan y se vendan caro. A Almirón, Pizzi y Dabove, no tanto a Soso y menos a Montero, les trajeron un lote de jugadores, como se dice en el bar, “falopa” (o que fueron parte de esos negociados tan sospechados) que taparon mucho juvenil, salvo que el cupo o las lesiones les abrieran una puerta. En registros constará que Biaggio hizo debutar muchos, pero tampoco los mantuvo en el equipo.

Con la actualidad tirando manos al mentón, Correa siendo el mejor argentino de Europa y Julián Álvarez saliendo de River por 30M casi, uno se agarra la cabeza. ¿Cuántos de esos préstamos sin cargo y con opción lastimosa se vienen a la cabeza..? O jugadores que quedan libres, cuántos? O la otra figura de los Kannemann o Villalba que salieron por pocos dólares cuando se les notaba proyección y ya habían confirmado gran actualidad en la primera. Insaurralde y Tanque Díaz, en apenas 2 fechas y media disputadas, ponen a relucir que si hay base no se usa, no se la trabaja y @caslajuveniles huele más a vacío o moneda de cambio (Moyano, Catalán, Navarro, Berterame, los Palacios, Gaich, Peralta Bauer, Turbo Maciel, etcétera, son un montón).

Una mancha más, de este modelo agotado y errante en El Ciclón. ¿Podrá Romagnoli impulsar más promociones? ¿El manager decide hacia dónde va el modelo..? Nunca es claro. 

 

Más info en http://twitter.com/sanloreamerica

Otras noticias

DestacadaFútbolFútbol Primera
DestacadaFútbolFútbol Primera