https://www.merlo.gob.ar

20 de diciembre, el estallido y la final que no puso ser

Hace 20 años San Lorenzo debería haber jugado su primera final internacional en el Gasómetro frente a Flamengo, pero el país se hundía en la anarquía y el partido se postergaba. Argentina, un diciembre caliente y en medio, el Ciclón buscaba conquistar América.  

Estallido socia, estado de sitio, cacerolazo, el corralito, las marchas. Dentro de ese contexto , San Lorenzo debía jugar su primera final internacional. Hace veinte años, un 20 de diciembre el Ciclón del chileno Manuel Pellegrini tenía que enfrentar a Flamengo por el partido de vuelta de la Copa Mercosur, pero eso no pasó.

La situación socioeconómica del país se venia desvirtuando día a día, pero Boedo estaba sumergido en una burbuja. Claro, el equipo venía de ser campeón en la primera etapa del año y seis meses más parte, jugaba una final sudamericana contra uno de los clubes mas importantes del continente. El partido de ida había dejado un optimismo superador, fue empate 0 a 0 y las cuatro mil almas azulgrana  presentes en el Maracá, querían jugar ya mismo la revancha.

Doce años de prisión al policía que mató a un nene de 13 en los saqueos de 2001 - El país

En la city porteña había sed e revancha, pero otra índole. La gente quería lo suyo. Comenzado el mes de diciembre se conoció el famoso corralito, donde sólo dejaban sustraer de los cajeros hasta $250 por semana. Por supuesto que los valores y sueldos en ese entonces eran otros, pero las medidas y decretos, llevaron a la locura colectiva de las clases sociales en argentina, o casi todas. En medio, Manuel Pellegrini trataba de diagramar el equipo que jugaría el duelo frente al Flamengo el 20 de diciembre de 2001.Un día antes, De La Rua ( Presidente de la Nación) decretaba el Estado de Sitio) .

Foto: Getty)

En la Concentración azulgrana, todo era desconcierto e incertidumbre, ya que Conmebol no confirmaba que sucedería y como nos tenia acostumbrados, para ellos, el show debía continuar. En el conurbano y el interior del país, la anarquía se apoderaba de las calles y cualquier comercio, grande o chico, era blanco fácil para apropiarse de toda su mercadería. No se salvaron ni los arbolitos de navidad. Una postal difícil de olvidar; llantos, saqueo, represión. En medio, un purrete de 12 años esperaba ver a Saja plantarse a los brasileros, como lo habían hecho en Rio, ante 90 mil torcedores .

La plaza de mayo, las madres, cacerolas vacías y un decreto que no se cumplió, no se quiso cumplir. Las fuerzas de seguridad cumplieron ordenes, ( no saben hacer otra cosa) y se llevaron casi 40 vidas ese día. Por supuesto, la final entre San Lorenzo y Flamengo, fue postergada.

Cristian Rodrigo Zurita (L) del club argentino San Lorenzo desafía a Edilson Silva del club brasileño de fútbol Flamengo durante su partido final de primera pierna de la Copa del Mercosur en

Finalmente el encuentro se paso para el 24 de enero del 2002. Con los ánimos más calmados y luego del desfile de cinco presidentes en una semana, varias monedas nuevas en circulación y la imagen de helicóptero todavía guardada en la memoria, San Lorenzo y Flamengo, jugaron el partido de vuelta. El resto, es historia conocida. Sebastián alzó sus alas, Capria fusilaba el arco que da a Varela y fuimos campeones. Ah, el país siguió adelante, gracias a su gente.

Otras noticias

DestacadaFutsalFutsal Primera
BásquetBásquet PrimeraDestacada